PREGONES DE HARÍA  >  Índice

 

 

          He  de  dar  las  gracias  a  la  persona,  o  personas,  que  tuvieron  la  peregrina  idea  de  acordarse  de  mí  para  este  pregón.  Cuando  la  sociedad,  quizá  con  razón, nos  va  marginando,  al  perder  por  la  edad,  facultades  físicas  e  intelectuales,  me   resulta  en  extremo  gratificante  que  se  hayan  acordado  de  este  viejo  maestro  de  escuela  con  varios  años  de  jubilación  sobre  sus  espaldas. 

          En  un  principio,  antes  de  la  existencia  de  los  modernos  medios  de  comunicación,  era  pregonero  el  que  reuniendo  al  pueblo,  al  redoble  del  tambor  o  toque  de  corneta,  transmitía  una  orden  o  noticia,  comenzado  así:  “de  parte  del  Señor Alcalde  hago  saber…”  leyendo  luego  la  orden  o  edicto.  Yo  hoy  quisiera  ser  ese  pregonero,  y  que  mi  voz  penetrara  en  todos  y  cada  uno  de  los  hogares  de  Lanzarote,  diciendo:  “De  parte  de  la  comisión  del  Ayuntamiento  de  Haría,  hago  saber:  que  la  Fiesta  de  San  Juan,  con  todo  el  conjunto  de  enamoramientos,  fuegos  y  encantamientos  han  comenzado,  que  nuestro  pueblo  desborda  alegrías  y  regocijos  y  que  está  dispuesto  a  hacer  partícipe  de estos  sentimientos  a  propios  y  extraños. “Hago  saber  que  las  Fiestas  de  San  Juan  han  comenzado”.   

          No  quisiera  en  mi  pregón,  hablar  de  lo  que sé  de  Haría,  quisiera  expresar  lo  que  siento  por  el  pueblo,  no  quiero  hablar   de  mis  saberes  sino  de  mis  sentires,  quisiera  que  mis palabras  vayan  del  corazón  directas  a  mi  boca,  sin  pasar  por  el  tamiz  de  mi  inteligencia,  que  podría  agrandar  o  empequeñecer  mis  sentimientos;  por  eso  intenté  venir  a  pecho  descubierto,  sin  papeles,  pero  parece  ser  que  el  pregón  ha  de  ser  leído  y  por  ello  pergeñé  estas  líneas,  de  las  que  podría  dudar  en  perfección  literaria,  pero  no  permito  la  más  pequeña  duda,  de  que  en  ellas  quiero  expresar  lo  que  siento  por  el  pueblo  y  sus  habitantes. 

          He  escogido  algunos   aspectos  de  la  historia  de  Haría  que  siempre  han  sido de mi  agrado,  en  alguno  de  ellos  narraré  anécdotas  sin  que  existan  documentos  que  las  acrediten  como  historia,  las  he  oído  y  las  transmito;  no  tengáis  en  cuenta  que  muchas  de  ellas  se  refieran  a  mis  antepasados,  ya  que  las  he  aprendido  de  mis  abuelos,  mis  padres,  y  otros  ancianos  que  convivieron  en  casa.  

          Siempre  fue  nuestro  pueblo  un  foco  cultural  que  iluminó  no sólo a  Lanzarote  sino  que  sus  rayos  llegaron  a  otras  islas  y  a  veces  saltaron  el  Ócéano.  Hacia  1850,  cuando  saber  leer  era  privilegio  de  muy  pocos,  D.  Enrique  Luzardo  Betencourt  ya  tenía  su  biblioteca  en  Haría,  su  sobrino  D.  Enrique  Curbelo  Luzardo  la  reorganizó  y  la  engrandeció  y  sus  herederos  la  continuaron;  esa  biblioteca,  sin  duda,  de  las  primeras  de  Canarias,  existe,  porque  sus  dueños  que  jamás  le negaron  la  entrada  a  nadie  en  ella  para  leer  o  consultar,  tenían  la  frase  siguiente:  “mis  libros  no  conocen  más  que  un  camino,  del  estante  a  la  mesa  y  de  la  mesa  al  estante”.  Si  alguien  siente  curiosidad  quizá  pueda  visitarla  en  la  casa  que  los  vecinos  llamamos  de  Doña  Natalia  o  de  los  naranjos.  Como  dato  cultural  curioso  diré  que  en  nuestro  Ayuntamiento  existe  un  Enciclopedia  Espasa        editada  a  principios  del  siglo  XX;  al  buscar  en  ella  la  palabra  Haría  encontramos  una  fotografía  de  nuestra  plaza  con  los  árboles  pequeñitos,  entre  rejas. 

          En  los  primeros  veinte  años  del  pasado  siglo,  Haría  era  de  los  pocos  pueblos  de  Lanzarote  que  contaba  con  un  nutrido  grupo  de  títulos  universitarios,  cuya  labor  se  desarrolló,  no  sólo  en  la  isla  sino  en  el  resto  del  archipiélago. 

          No  se  puede  hablar  de  cultura  en  Haría,  sin  citar  la  Academia,  aquel  organismo,  que  vivió  siempre  al  borde  de  lo  imposible,  porque  acometió  la  gran  empresa  de  aprovechar  el  inmenso  potencial  intelectual  de   nuestro  municipio,  sin  contar  con  el  más  mínimo  potencial  económico.  La  Academia  que  más  que  un  fenómeno  cultural,  en  nuestro  pueblo  fue  un  fenómeno  social,  ya  que  todos  luchaban  por  ella  y  con  ella;  habían  alumnos  de  casi  todas  las  familias,  todo  el  que  pudo  dio  clases,  los  que  no,  buscaron  libros  prestados  para  los  alumnos  que  no  podían  comprarlos,  y  sin  saber  de  donde,  salió  dinero,  para  pagar  matrículas  y  comprar  hasta  ropa  a  algunos  alumnos  que  no  podían  hacerlo.  Aquella  gloriosa  Academia,  permitidme  el  adjetivo,  dio  lugar  al  Colegio  Libre  Adoptado,  y  luego  a  nuestro  Instituto  que  fue  el  primero  que  funcionó  en  Lanzarote  fuera  de  Arrecife,  y  que  en  un  principio,  hasta  el  edificio  era  de  propiedad  municipal.  La  Academia  llenó  nuestra  isla  de  profesionales,  sobre  todo  enseñantes  y  se  permitió  el   lujo  de  poblar  de  personas  con  título  universitario  a  otras  islas.  Como  dato  curioso  puedo  decir  que  hubo  un  curso  en  el  que  más  del  ochenta  por  ciento  de  los  directores  de  los  centros  culturales  de  Lanzarote  eran  de  Haría. 

Al   llegar  aquí  no  puedo  olvidar  a  un  gran  número  de  jóvenes  que  no  estudiaron  pero  se  trasladaron  a  la  capital  de  la  isla  o  a  otros  lugares  donde  su  espíritu  de   trabajo,  su  honradez  y  su  afán  de  perfección  contribuyeron  mucho  a  dejar  muy  alto  el pabellón  de  nuestro  pueblo. 

Quisiera  tener  un  recuerdo  especial,  para  aquellos  harianos,  que  en  puestos  más  o  menos  relevantes  de  las  islas  capitalinas,  han  tenido  y  tienen,  por  honra  y  honor,  atender  desinteresadamente  a  las  personas,  solo  por  ser  de  Haría  o  de  Lanzarote.  Como  su  conducta,  nos  hacen  sentirnos  orgullosos  de  ser  del  pueblo. 

Me  consta  que  en  los  primeros  veinte  años  del  siglo  pasado,  ya  se  representaban  obras  teatrales  de  cierta  importancia  en  nuestro  pueblo.  Debió   suceder  hacia  1920,  en  Haría  se  estaba  preparando  una  zarzuela:  “Las  Gallinas  de  la  Tía  Marcela”,  creo  se  titulaba,  cuando  llegó  la  noticia  a  Teguise  de  que  nuestro  pueblo  se  atrevía  con  una  zarzuela,  el  día  del  estreno,  se  organizó  una

expedición,  para  reírse  de  los  defectos  del  evento,  al  frente  de  ella  venía  la  persona  que  supervisaba  las  obras  de  teatro  en  Teguise;  D.  José  Perdomo  Vega,  hermano  de   mi  abuela  materna  y  parece  que  salió  tan  bien  que  D.  José  felicitó efusivamente  a  los  artistas  y  a  su  director  D.  Enrique  Curbelo  Luzardo,  hermano  de  mi  abuela  paterna.  Fue  tal  la  amistad  que  hicieron  que  desde  aquel  día  no  se  representó  una  obra  de  importancia  en  Teguise  sin  que  asistiera  a  los  últimos  ensayos  D.  Enrique,  ni  en  Haría  se  hizo  obra  de  teatro  importante  sin  que  viniera  a  supervisarla  D.  José. 

Resulta  una  tontería  hablar  de  los  últimos  cincuenta  años  de  teatro  en  Haría,  cuando  estoy  viendo  a  numerosos  artistas  que  me  recuerdan  abundantes  obras.  Se  puso  en  escena  Los  Intereses  Creados  de  Jacinto  Benavente,  de  la  que  estoy  seguro  que  ni  organizadores,  ni  artistas  se  imaginaron  nunca  saliera  tan  bien. 

No  se  puede  hablar  de  Teatro  en  Haría  sin  mencionar  a  Doña  Encarnación  Rodríguez,  con  su  muerte  se  perdió,  por  no  escribirlo  o  grabarlo,  la  historia  de  un  siglo  de  teatro  en  nuestro  pueblo.  Más  de   una  vez  me  nombró  numerosas  obras  y  artistas  de  todo  el  siglo  XX  pero  se  fue  con  ella  a  la  tumba,   por  que  no  nos  preocupamos  de  perpetuarlo,  con  ella  perdimos  la  historia  de  cien  años  de  teatro  en  Haría. 

En  la  actualidad  parece  despertar  la  actividad  teatral  en  nuestro  pueblo;  porque  hubo  una  época  en  que  parecía  dormida,  tengo  noticias  de  una  Escuela  Municipal  de  Teatro  de  lo  cual  me  congratulo,  es  una  pena  que  cuando  nuestro  nivel  cultural  está  alto,  la  actividad  teatral  disminuya.  Sé  los  sacrificios  que  cuesta  preparar  una  obra  de  teatro;  en  nuestra  juventud  lo  deseábamos,  porque  los  ensayos  eran  la  distracción  de  las  largas  noches  de  invierno,  y  la  diversión  en  verano  llevando  la  obra  a  diversos  pueblos.  Entonces  no  había  radio  ni  televisión. 

Me  llena  de  alegría  cuando  junto  a  mí  pasa  una  furgoneta,  con  este  significado  letrero  “Haría  con  el  deporte”.  Lo  nuevo  es  el  letrero  y  la  furgoneta,  pero  la  realidad  es  que  Haría  con  el  deporte  siempre  estuvo.  Cuando  en  Lanzarote  solamente  existían  tres  o  cuatro  equipos  reglamentados  en  Haría  existió: “El  Avión”,  los  mayores  recordamos  sus  camisetas  en  listas  blancas  y  negras  y  sus  triunfos  y  derrotas.  Alguien  de  Haría  defendió  en  el  deporte  rey  un  puesto  importante  en  la  selección  nacional. Pero  fue  en  la  lucha  canaria  donde  tuvo  siempre  muy  buenos  deportistas.  En  la  celebración  del  programa  Tenderete  en  nuestro  pueblo,  se  presentaron  viejas  glorías  de  la  lucha  que pasearon  por  todos  los  terrenos  del  archipiélago  con  gran  éxito  el  nombre  de  nuestro  municipio.  Pero  antes  que  estos,  ya  los  luchadores  de  Haría  eran  muy  bien  considerados.  Tengo  que  mencionar  a  mi  abuelo  paterno  Antonio  Valenciano  Rijo,  luchador  de  principios  del  siglo  pasado;  cuando  me  vio  crecer  alto  y  fuerte,  se  hizo  la  ilusión,  de  que  en   mi  iba  a  tener  digno  sucesor,  pero  a  pesar  de   mi  cuerpo  y  mi  fuerza,  nunca  serví  para  ningún  deporte.  Dominguillo:  me  decía,  di  que  tu  abuelo  ha  caído  luchando  con  buenos  y  menos  buenos  pero  que  a  todos  los  grandes  luchadores  que  han  visitado  Lanzarote,  yo  alguna  vez  los  tumbé. Me  contaba  que  en  cierta  fiesta  de  San  Juan,  se  presentó  en  el  pueblo,  el  mejor  luchador  de  entonces  en  Canarias;  Mamerto  Pérez,  natural  de  Los  Valles,  desafiando  con  un  compañero  a  todo  el  pueblo  de  Haría,  nadie  quería  aceptar  el  desafío  por  la  seguridad  de  la  derrota,  pero  al  fin  se  aceptó.  Se  reunió  la  aulaga,  era  la  luz  de  entonces  para  las  luchadas  nocturnas,  en  la  Hoya,  el  terreno  frente  al  Ayuntamiento,  y  salió  Mamerto,  como  contrincante  salió  mi  abuelo,  y  a  la  primera  dio  con  el  de  Los  Valles  en  tierra,  terminándose  la  luchada,  porque  caído  Mamerto  nada  había  que  hacer.  Yo  pensé  en  un  principio,  que  esta  historia  era  una  farrucada  de  mi  abuelo,  pero  en  Los  Valles,  cuando  estuve  allí  de  maestro,  un  anciano  me  dijo:  Mamerto  era  muy buen luchador  pero  muy  presumido  y  farruco.  En  Haría  cuando  desafió  al  pueblo,  un  tal  Valenciano  lo  tumbó  a  la  primera  y  le  bajó  los  humos.  Esta  luchada  hizo  amistad  entre  los  dos  luchadores  que  más  de  una  vez  se  entrenaron  en   agarradas  amistosas. 

Me   mi  abuelo,  que  cierto  día,  que  venía  en  su  bestia  de  Arrecife  al  pasar  por  Los  Valles  tocó   en  casa  de  Mamerto,  y  lo  recibió  el  padre;  yo,  dijo  mi   abuelo,  como  pasaba  por  aquí  pensé  echar  unas  agarradas  con  Mamerto  para  entrenarme.  Mamerto  está  arando  en  la   montaña,  dijo  el  padre,  pero  si  quieres  entrenar  yo  les  digo  a   mis  hijas  que  se  pongan  la  ropa  de  brega,  y  con  ella  entrenas:  luche  con  las  chicas,  decía  mi  abuelo,  y  salí  muy  mal  parado  porque  casi  siempre  me  tumbaron.  Desde  principio  del  siglo  pasado  había  luchadoras  femeninas. 

No  sé  si  en  el   pueblo  hay  algún  poeta  con  méritos  suficientes,  para  figurar  en   la  historia  de  la  literatura,  no  me  he  puesto  a  averiguarlo,  pero  si  sé  que  nuestro  pueblo  tiene  alma  de  poeta,  que  siempre  tradujo  en  versos,  versos  populares  si  queréis,  cada  uno  de  los  acontecimientos  políticos, religiosos  o  sociales;  en  las  raíces  de  lo  que  es  nuestro  pueblo  están  los  versos.  Citaré  solamente  algunos: 

Aquel  sacristán  mandado  por  el  párroco  a  pedir  para  las  misas  de  luz  con  un  verso  que  decía:

 

             Señores,  no  me  conocen,
                        yo  soy  el  niño  Jesús,
                        a  pedir  una  limosna,
                        para  las  misas  de  luz.

 En  las  casas  de  confianza,  el  pícaro  sacristán  cambiaba  el  verso  diciendo:

              Señores  no  me  conocen,
                        yo  soy  el  niño  Jesús,
                        a  pedir  una  limosna,
                        para  ese  cura  gandul.

 Los  mayores  recordamos,  cuando  en  nuestro  pueblo  habían  varias  panaderías  artesanales,  entre  ellas  la  de  Barrera,  lo  que  hoy  hubiera  sido  un  extraordinario  anuncio  publicitario,  se  recitaba  en  el  pueblo:
 

             Si  yo  estuviera  soltera,
                        me  casaba  con  Barrera,
                        que  hace  unas  libras  de  pan,
                        que  dejan  harto  a  cualquiera.

 

Aquel  otro  que  habiendo  comido  muchos  higos  picones,  sufriendo  al  expulsarlos,  expresaba  su  fatiga  diciendo:

                   
                        Yo  no  quiero  más  tuneras,
                        ni   que  me  las  nombren  quiero,
                        que  me  quedó  el  posadero,
                        como  flor  de  marañuelas.

 

Cierto  soltero  de  nuestro  pueblo  decía  respecto  a  la  mujer:

 

         Entender  a  la  mujer  es  bobería,
                    nunca  el  hombre  a  comprenderla  llega,
                    la  más  tonta  estudió  Filosofía  con  el  mismo  demonio,
                    y  si  porfía,  hasta  al  mismo  demonio  se  la  pega.
                    Y  murió  soltero.

 

Podría  ser  interminable  mi  relación,  pero  quiero  terminar,  con  un   verso  más  reciente,  de  la  época  de  las  cartillas  de  racionamiento,  que  los  mayores  recordamos,  época  en  que  todos  los  artículos  de  primera  necesidad  escaseaban,  y  había  que  comprarlos  en  la  clandestinidad,  carísimos.  Pues  en  esa  época,  un  vecino  del  pueblo,  mandó  a  su  sirviente  a  un  comerciante  de  la  localidad  con  el  siguiente  verso,  aunque  el  comerciante  era  enemigo  político:

 

         Señor  fulano  de  tal,  mi  queridísimo  amigo,
                    oiga  usted  lo  que  le  digo  y  concédame  un  favor.
                    En  mi  casa  hay  un  cabrito,  que  me  gusta  con  deleite,
                    y  no  me  lo  como  frito  porque  carezco  de  aceite,
                    como  sé  tiene  un  bidón  de  ese  líquido  preciado,
                    le  ruego  me  mande   un   litro  de  paso  con  mi  criado.

  

El  comerciante,  caballero  al  fin,  olvidando  las  diferencias políticas  le  mandó  el  aceite. 

          Que  se  prenda  fuego  a  las  hogueras,  que  los  diablos  bailen   entre  las  llamas,  que nuestro  patrono  San  Juan,  colme  las  ilusiones  de  cada  vecino  del  pueblo.  Y  yo  quiero  terminar  con  una  frase  que  dije  al  principio  del  pregón  “de   parte  de  la  comisión  del  Ayuntamiento  de  Haría  hago  saber  que  las  Fiestas  de  San   Juan  han  comenzado”.