PUEBLOS:  

El  pleno  del  Ayuntamiento  de  Haría  celebrado  el  22  de  julio  de  1912 acuerda  vender  un  trozo  de  terreno  del  “Termino  de  Malpaís” para  pagar  la minuta de abogados y procuradores, tras  muchos  años  de    litigio, por  la  defensa  de  los  bienes  que afectaban al Municipio  de  Haría. Este   Ayuntamiento  debió hacer frente  a  los  gastos  ocasionados  por  ello  y  abonárselos   a  Rafael  de  la  Torre,  José  Hernández  Arata, Fabián Curbelo  Díaz  y  a  Matías  y  Cirilo  Bello  Pérez.  A  Domingo  López  Fontes  se  le  pagó  como  representante municipal  por defender  los  intereses  del  Municipio  en  Las  Palmas  de  Gran  Canaria.

En  1918 la  Corporación  Municipal  pone  en  venta, a través de  una   subasta,  de  un  trozo  del  Malpaís de  la  Corona con  que  sufragar los gastos que  iba  a  ocasionar  la  construcción  de  la  casa que  posteriormente  albergaría  al  Excmo.  Ayuntamiento  de  Haría.  La  subasta  de  los  terrenos  hizo   que  fueran  a  caer  en  manos  de cuatros  familias  del  municipio: Barreto, Rodríguez,  Curbelo  y  López  Fontes. Esta  última  familia  fue  la  que  adquirió  lo  que  rodea  el  Volcán  de  la  Corona y  la  que  cultivó  el  mayor  viñedo  de  la  zona  norte  de  Lanzarote.  Así  es  como  se  inició la  construcción  de  la  famosa  Torrecilla  de  Domingo  López  Fontes en  la  segunda  década  del  siglo  XX,  en  pleno  corazón  del  Monte Corona, también  conocida  como  “La  Torrecilla  de  los  Lajares”.

En  la finca   de  la  Torrecilla   podemos  observar  una   edificación  tradicional de  entidad  y  valor  singulares,  de las cuales  se ha conformado el  núcleo  rural: Las  Bodegas de  la  Torrecilla (la  Torrecilla  de  Domingo,  incluida  en  el  Catalogo  del Plan  Insular).     

La  extensa  finca  preparada  para  los  viñedos  del  norte  dio  origen  a  una  de  las  mejores  bodegas  de  Lanzarote,  llamadas  “Los  Almacenes”, donde   posteriormente  se  realizó  la  gran  obra  de  la  casa  familiar  en  medio  de  los  mentados  viñedos. La producción  de  los caldos  de  la  viña   en  sus  mejores  tiempos  llegó a alcanzar una cosecha de más de 200.000 litros  año. El  conjunto de  la   propiedad superaba las 100  fanegas de  tierra  cultiva.

En  sus  inicios la  finca   era  administrada por su  propietario Domingo  López  Fontes. Posteriormente, en 1930, cede  a  su  hijo Mariano  López  Socas   la administración  de  bienes  hasta  1945. En  ese  mismo  año  se  realiza   la  primera división  hereditaria y José Socas  Betancor  se  hace  con  la  administración  hasta  1951; por  último  Isidro López  Socas  ocupó ese  mismo  puesto  hasta 1960.  En 1961 se  concreta la participación de los  terrenos  y  fincas para  los  seis  herederos: Dolores, Guadalupe, Mariano, José  Domingo, Juan Francisco  e Isidro  López  Socas. Entonces  hacen  nuevos  lagares en los  almacenes  para que  de  forma independiente cada uno de ellos realizara la pisada  de  su uva.

En la  Torrecilla nace  María  del  Carmen  López  Arias,  hija  primogénita del matrimonio de Mariano López  Socas  y  de  su  esposa  Carmela  Arias Ruíz.   

Como  encargados  de  la  finca se  encontraban  personas  procedentes  del  pueblo  de  Yé como Rafael  Betancor Betancor, Manuel  Figueroa  Betancor, Antonio  Figueroa  Delgado y  Frasco  Cedrés  entre  otros.

En  octubre de 1930  Agustín  Aldana  Lorenzo, quien  fuera  secretario  de Haría y  de  Tinajo, le  dedica  a su amigo  Mariano  López  Socas una  poesía que titula “Canto  a  la  Torrecilla”.

La  producción de esta finca se  comercializaba  en  el  mercado  de  la  isla  aunque   también enviaban  a Las Palmas y Fuerteventura gran  cantidad  de  frutas: duraznos, ciruelas, higos de leche, higos picones, almendras, frutos  secos,  etc. La  venta  de  vino  se  comercializada   bajo   la  marca  “Los  Lajares”  y  “La Torrecilla”.

En  la   época  de  1970,  durante  el  apogeo  del  turismo  alemán  y  en  visita  turística  por  la  ruta  del  Malpaís  de  la  Corona, un  importante  y  prestigioso  político  germano  se  interesa  por  la  casona  denominada  “la  Torrecilla” y la  adquiere a la familia López  Socas  en 1973.  

El  cineasta español  Pedro Almodóvar  comenzó a rodar el 26 de mayo del 2008 la  película “Los Abrazos  Rotos”  en  la  isla  de  Lanzarote. Estuvieron unas  14  semanas grabando por  toda  la  isla.  La  prensa de  la  época  publicaba: otra  localización clave es  la  Torrecilla,  una  casa  encaramada  en  lo  alto  de  Haría,  en  las  faldas  del  Volcán  de  la  Corona.  Allí  se  ruedan  las tres escenas del Hospital.   

 

Jesús Perdomo Ramírez

Haría a  13  de  julio  de  2015